Inicio » Producto » MEDELA BIBERON PP TETINA SILICONA 150 ML
Placeholder
*El producto de la imagen puede diferir del original y no tiene valor contractual

MEDELA BIBERON PP TETINA SILICONA 150 ML

Marca: MEDELA
Laboratorio: MEDELA

5,88  5,59 

*Precios válidos salvo error tipográfico o hasta agotar existencias
Categorías del producto:
BIBERONES Y TETINAS

Botella-Biberón Medela con tetina de silicona con flujo lento S, indicada para bebés de 0 a 3 meses. La tetina M está recomendada para bebés de 3 a 6 meses. El biberón está fabricado a base de polipropileno (PP) libre de Bisfenol A. La capacidad es de 150 ml (tetina S) y 250 ml (tetina M). Disponible en un pack completo que contiene la botella-biberón, tetina de flujo lento S, tapón con rosca, disco tapa y cubierta tapón botella.

Referencia: 153844 Categoría

Descripción del producto

Botella-Biberón Medela con tetina de silicona con flujo lento S, indicada para bebés de 0 a 3 meses. La tetina M está recomendada para bebés de 3 a 6 meses. El biberón está fabricado a base de polipropileno (PP) libre de Bisfenol A. La capacidad es de 150 ml (tetina S) y 250 ml (tetina M). Disponible en un pack completo que contiene la botella-biberón, tetina de flujo lento S, tapón con rosca, disco tapa y cubierta tapón botella.

 

 

CONSERVACIÓN Y CADUCIDAD

 

El término “limpieza” de la vajilla infantil no implica el mismo significado para todas las personas, por tanto, es conveniente realizar una serie de recomendaciones con el fin de alcanzar la misma rutina para todas las personas que atienden al lactante.

El proceso de limpieza debe constituir un hábito, una rutina diaria que debe realizarse siempre de la misma manera, de forma que independientemente de la persona que se encargue de la limpieza, el resultado sea óptimo y garantice la asepsia del material.

La limpieza de la vajilla infantil es fundamental, porque el organismo del lactante tiene una débil capacidad antigénica, de forma que una infección, tipo una gastroenteritis, puede tener consecuencias muy graves.

Todo el material que va a estar en contacto con el neonato, debe tener unas condiciones higiénicas óptimas.

– Antes de preparar el biberón, lavarse bien las manos, con jabón y secarlas con una toalla limpia.

– Hay que eliminar cualquier microorganismo hirviendo o utilizando los esterilizadores habituales.

Mientras el bebé es alimentado por su madre, la vigilancia de la higiene se reduce a los pocos artículos que pueda llegar a meterse en la boca, que son los dedos y el chupete, pero el paso a la lactancia artificial, sobre todo si es anterior a los 4 meses, implica, no sólo que se pierde el aporte de las defensas inmunitarias que contiene la leche de la madre, sino, y sobre todo, que se incorpora un factor de riesgo, porque un resto de leche caliente se convierte en un medio de cultivo bacteriano.

La rutina debe comenzar cuando termina una toma: “Después de cada toma, hay que lavar el biberón con abundante agua caliente, jabón y una escobilla”.

– Se pueden acumular una serie de elementos usados y lavados (el número depende del tipo de técnica elegida), para su esterilización, generalmente una vez al día, y se dejan secar.

– En el mercado hay diferentes tipos de esterilizadores, basados en diversos procedimientos físicos o químicos, para conseguir erradicar la carga microbiana.

En caso de materiales termo resistentes hay pastillas o soluciones que actúan en frio.

Existe la opción de esterilizadores que utilizan el efecto germicida del vapor de agua en ebullición o el originado en aparatos eléctricos de diversa índole.

  1. a) Esterilización en frío

Proceso químico que usa la acción oxidante del ácido hipocloroso, bajo la forma de solución o comprimidos

Permite esterilizar los artículos sólo con introducirlos (biberones, tetinas, roscas, chupetes, mordedores o juguetes), en una cubeta con agua y una solución química (bajo la forma de solución o comprimidos).

El tiempo de esterilización varía, y oscila entre media y una hora.

La solución debe renovarse cada 24 horas para evitar posibles infecciones.

Los elementos esterilizados, deben aclararse.

  1. b) Esterilización en calor

El agua hirviendo destruye los microorganismos patógenos.

La esterilización se produce a través del vapor de agua y con una duración de 10 a 20 minutos.

Se llena previamente con agua el biberón hasta los dos tercios de su volumen, colocándolo boca abajo para que el vapor caliente pase con más facilidad.

 

 

PRECAUCIONES Y ADVERTENCIAS

 

Los biberones deberán estar provistos de una escala de volumen en mililitros.

La precisión de las medidas señaladas en un biberón es importantísima: ya que, si no se mantiene la proporción de agua y polvo de leche se puede provocar una carga demasiado elevada sobre el riñón del lactante, o se puede estar dando demasiada agua con respecto a la leche que realmente contiene un biberón.

Esto también ocurre si se añado el polvo mal enrasado: RECORDAR “Usar la medida que se incluye en el paquete o bote de polvo, bien enrasada y no colmarla”.

Riesgos de la alimentación con el biberón:

1. Aerofagia: Durante la toma, el biberón debe mantenerse bien inclinado para evitar que el bebé i

Sígueme en Feedly