10 de abril: Taller práctico ¿quieres lucir un rostro radiante y luminoso?
26 marzo, 2018
Taller práctico ¿quieres lucir un rostro radiante y luminoso?
10 abril, 2018

La cocina de nuestras abuelas

Hoy queremos dedicar nuestro blog a las abuelas, a ellas que cocinan los mejores macarrones del mundo, que nos preparan caldito caliente cuando estamos enfermos, que nos esperaban a la salida del cole con un generoso bocadillo recién hecho, que nos preparan nuestra comida favorita el día de nuestro cumple… A todas ellas, les vamos a dedicar este blog en el que hablaremos de cómo deben alimentarse ellas.

A medida que nos hacemos mayores, nuestras necesidades nutricionales van cambiando. Al reducirse nuestra actividad física disminuye nuestra necesidad de energía, pero también nos cuesta más absorber y aprovechar los nutrientes así que debemos cuidar bien nuestra alimentación para asegurar que estamos bien nutridos.

Es común que nuestros mayores sufran malnutrición por diferentes causas, algunas fisiológicas:

  • Se reduce la sensación de hambre
  • Disminuye el sentido del gusto
  • Dificultades de masticación
  • Mala absorción causada por determinados medicamentos
  • Molestias digestivas

Otras psico-sociales…

  • Soledad, “para mi solo no cocino mucho…”
  • Depresión
  • Dificultad para ir a la compra y para cocinar
  • Bajo poder adquisitivo

Todos estos factores van deteriorando la nutrición del anciano de forma que, poco a poco, empiezan a aparecer deficiencias nutricionales que acaban en enfermedades óseas, anemia, deshidratación, falta de energía, dificultades para curar enfermedades y un mal estado de salud en general.

Para que esto no ocurra, debemos hacer especial atención a:

  • Mantenerlos bien hidratados, con un consumo adecuado de agua, fruta y verdura.
  • Aportarles una cantidad adecuada de proteínas de fácil digestión para mantener su masa muscular.
  • Darles vitaminas y minerales que les aporten vitalidad y un buen estado de ánimo.
  • Asegurar la ingesta de omega 3 suficientemente importante para evitar el deterioro del cerebro y la vista.

Una forma muy fácil de asegurar el aporte de todos estos nutrientes en las cantidades adecuadas es añadiendo a la alimentación del anciano un suplemento nutricional en forma de batido especialmente preparado para cubrir todas sus necesidades.

Nestle, por ejemplo, ha formulado toda una gama de productos especialmente desarrolladas para las necesidades específicas del cuerpo humano en la tercera edad. Una combinación perfectamente diseñada de proteínas, minerales y vitaminas de alta calidad, que les ayudan a afrontar el día a día con energía y vitalidad.

Así que ya sabéis, ahora nos toca a nosotros cuidar de nuestros mayores como ellos han cuidado de nosotros.