Dalsy y sus últimas noticias
Es peligroso el consumo de Dalsy?
28 septiembre, 2016
Vida saludable. Els factors que podem controlar.
Hàbits saludables, t’impliques?
13 octubre, 2016

9 peculiaridades y propiedades que debes saber del Reishi

Reishi ¿El coadyuvante ideal?

Reishi ¿El coadyuvante ideal?

Viene rompiendo con fuerza todos sus estigmas y posicionándose en un lugar preferente. El Reishi empieza a despertar el interés de nuestra sociedad por sus propiedades, por su uso anterior a tres mil años en zonas orientales como Japón y la China y por supuesto, por esa creciente medicina tradicional. No de manera excluyente, también existe preocupación por sus efectos secundarios y contraindicaciones. A continuación os mostramos las 9 peculiaridades básicas de dicho producto.

Las peculiaridades y propiedades que necesitas saber

 1. El Reishi (Ganoderma lucidum) es un hongo, con un sabor amargo. Las partes que se utilizan como fines medicinales son la parte superior, que sobresale de la tierra, y el micelio, los filamentos que conectan un grupo de hongos. Se cultiva desde hace más de tres mil años en zonas orientales utilizándose como Medicina tradicional para la salud y la longevidad. Cada vez son más las investigaciones que envuelven a este complemento para poder así avalar y demostrar todos sus beneficios y contraindicaciones o efectos secundarios. Las publicaciones científicas de dicho alimento sobrepasan las 800, algunas en ensayos in vitro, otras en animales pero pocas en humanos, aunque la mayoría de pruebas avalan muchas de las propiedades que se le atribuyen.

2. Tiene infinitas propiedades gracias, en mayor parte, a sus componentes: 

  • Los complejos de carbohidratos, llamados polisacáridos, son los elementos más activos encontrados en el Reishi y se encargan de fortalecer el sistema inmunológico. Se le suman las sales minerales, vitaminas del grupo B, 17 aminoácidos esenciales, entre otros. Esta relación con la potenciación del sistema inmunológico es la que contribuye a la mejora del pronóstico de los adenomas colorrectales. Como se indica, se empieza a estudiar su uso en pacientes oncológicos debido a la mejora de estos usando el Reishi. No se trata de que el propio hongo mate a las células tumorales sino el hecho que sube las defensas hasta un punto en el que el cuerpo adquiere más capacidades para combatir ciertos tipos de cáncer. Se trata de un inmunomodulador y antiinflamatorio.
  • Además, los ácidos ganodérmicos han demostrado ayudar a aliviar las alergias comunes mediante la inhibición de los mediadores químicos de la inflamación como también actuando de coadyuvante de las vías respiratorias altas.
  • Contribuye a la prevención trastornos gástricos, la regulación tránsito intestinal y mejora la función hepática en personas con Hepatitis B.
  • Se ha demostrado la reducción de los niveles de hemoglobina pero no de los niveles de azúcar en personas con diabetes tipo 2 ni el colesterol alto. Aun así, si parece reducir los triglicéridos levemente.
  • Se demuestra también una mejora de la circulación sanguínea y una disminución de los síntomas de obstrucción arterial y dolor torácico.
  • Ayuda a mantener equilibrio mental y a disminuir el dolor en aquellos casos que el tratamiento usual no funciona.

3. Hay precauciones muy importantes que no se deben tomar a la ligera. Las mujeres embarazadas tienen prohibido su uso. El Reishi puede producir un efecto detox que estando en periodo de gestación no se debe ni tan solo asumir el riesgo de que se pueda ocasionar. Otras de las contraindicaciones son con los antiagregantes y anticoagulantes, la quimioterapia y varios fármacos eliminados por el citocromo P450 del hígado, el citocromo P2E1, el P1A2 y el P3A. En adición, se debe consumir con mucha precaución en patologías autoinmunes o trastornos hematológicos.

4. La Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) en su página web (enlace) dedica un apartado al Reishi en el que habla de su composición y cómo esta potencia el sistema inmunológico. Habla también del combate con distintos agentes infecciosos -víricos principalmente- y de sus propiedades benignas gracias a la respuesta biológica que ocasiona.

5. Es un tipo de complemento que puede producir muchos efectos secundarios si no se toma adecuadamente. No por ser un producto fitoterápico su función/acción será menor. Como ya hemos hecho hincapié en anteriores entradas en nuestro blog, las plantas, hongos, y otras formas de vida contienen moléculas -igualmente que los fármacos- que pueden dañar nuestro organismo.

6. La manera apropiada de tomarlo suele ser en cápsulas (1 o 2 al día) dependiendo del producto que se recomiende pero nunca en polvo y intentando, en la medida de lo posible, que sea un extracto puro y seco. Del mismo modo, es completamente necesario informar al médico y/o profesional de la salud para prevenir contraindicaciones.

7. La importancia del Reishi puro radica en las distintas variedades presentes en la naturaleza. Aunque son de la misma especie, se recogen en zonas distintas y por lo tanto, los principios activos pueden variar significativamente.

8. Existen otros hongos terapéuticos: Shiitake (Lentinula edodes) realza el sistema inmológico y tiene propiedades antivirales; Lactarius salmonicolor (Russulaceae) es un antioxidante muy potente que contribuye también al sistema inmunológico; Corolus Versicolor (Trametes versicolor) que hace de coadyuvante en tratamientos contra el cáncer; Morel (Morchella esculenta) tiene una elevada cantidad de vitamina D, B y hierro que, una vez más, refuerzan las defensas.

9. Existen interacciones con hierbas y suplementos. No se debe consumir el Reishi junto con hierbas que ayuden a controlar el azúcar en sangre, ya que podría darse una bajada pronunciada no deseada. Igualmente, no se recomienda tomar hierbas y/o suplementos antihipertensivos por el mismo motivo.

¿Y vosotros, qué pensáis? ¿Lo consumís? ¿Cuál es vuestra experiencia? Comentarnos en esta entrada y pasad por nuestra farmacia si necesitáis un asesoramiento más personalizado. No lo dudéis!

Bibliografia

Indicada en el texto:

  • Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM)
  • MedLine
  • Ecoesfera