El agodón no engaña
9 agosto, 2017
¡Bendita vuelta al cole!
6 septiembre, 2017

¡Oh dios mío! ¡Mi hijo tiene piojos!

En cualquier momento del año podemos ver a nuestros hijos rascándose la cabeza… Ojo, es una de las señales que nos indican que pueden tener piojos.

Ante los piojos, no hace falta entrar en pánico. Lo primero que debemos hacer es revisar la cabeza del niño sobre todo en la zona de la nuca y detrás de las orejas, que es donde los piojos suelen estar más “cómodos”. Si lo hacemos con el pelo mojado, nos será más fácil de ver ya que los piojos se mueven más lentamente que con el pelo seco.

También se puede observar la presencia de liendres, que tienen un aspecto similar a la caspa, pero que no se desprenden con el movimiento.

Si todo esto lo hacemos con ayuda de una liendrera nos resultará más fácil para separar el pelo mechón a mechón.

Mamis, podéis estar tranquilas… ¡Los piojos no saltan ni vuelan! Se transmiten por contacto directo cabeza con cabeza o por el uso de accesorios como diademas, gorras o peines. Y dejémonos de mitos, no son sinónimo de suciedad, los animales no pueden contagiarlos y no transmiten ninguna enfermedad.

 

Si después de revisar la cabeza del niño observamos la presencia de piojos… ¡Ha llegado la hora de actuar!

Para ello debemos escoger el tratamiento adecuado de los muchos que existen en el mercado. Entre los más conocidos encontramos:

  • Permetrina: se trata de un pesticida de elección para el tratamiento de las pediculosis. Es cierto que a veces los piojos han aprendido a resistir a esta permetrina (resistencia) y algunas veces su aplicación puede no ser eficaz.

Puede usarse en embarazadas y en niños mayores de 2 años.

  • Dimeticona: actúa recubriendo y ahogando a los piojos. Éstas no producen resistencias y además se puede utilizar en niños a partir del año de vida, embarazadas, asmáticos y personas con pieles sensibles o atópicas, ya que no irritan el cuero cabelludo como lo hace la permetrina.

Cuidado, porque debemos impregnar bien el pelo para que el tratamiento sea eficaz.

Ahora que tenemos la vuelta al cole a unas pocas semanas, ir preparando todo el arsenal, sin olvidar un buen repelente de piojos para evitar tener estos pequeños visitantes en la cabeza de nuestros peques.