omega3
Omega3, esencial para nuestro cuerpo
29 abril, 2015
tabaco
Cosas del tabaco que desconocías y que debes conocer
29 mayo, 2015

¿Tiene mi hijo un déficit de atención?

Farmacia_Colldeforn_TDAH

Farmacia_Colldeforn_TDAH

Como sabéis, el próximo martes día 19, a las seis de la tarde, celebraremos en Farmacia Colldeforn una charla sobre niños con Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Concretamente, definiremos cuáles son las ventajas de usar complementos alimentarios propios de la fitoterapia en este tipo de pacientes. Sin embargo, es necesario saber en qué se diferencia un niño que tiene TDAH con respecto al que no lo tiene. Identificar a tiempo los síntomas ayudará al correcto desarrollo del niño.

Este tipo de trastorno, inducido por variables genéticas y ambientales, afecta directamente en la conducta del individuo. Suele aparecer sobre los siete años y se caracteriza por un aumento de la actividad física, por una notable falta de atención o por incluso una impulsividad en sus acciones. Aunque podrían parecer rasgos comunes a todos los niños, en este tipo de pacientes, la predominancia de los síntomas es mayor.

El TDAH tampoco es homogéneo en todos los casos, por lo que los expertos suelen diferenciar entre aquellos niños que tienen un TDAH centrado en una mayor hiperactividad e impulsividad y entre aquellos que lo tienen centrado en una falta de atención. Por tanto, cada uno de ellos posee un cuadro sintomático distinto. Aun así, también existen casos combinados. A continuación os mostramos el de cada uno:

Hiperactividad e impulsividad

-El niño está constantemente moviéndose y le cuesta estar quieto.

Se suele levantar de su asiento en momentos en los que tendría que estar sentado.

-Acumula demasiada excitación. Suele actuar sin premeditación.

Habla excesivamente y en momentos que no son los socialmente correctos.

-En tareas de grupo no sabe guardar los turnos, interrumpe y no sabe ser paciente.

Falta de atención

Obvia todos los detalles de cualquier explicación.

-Tras empezar cierta actividad, no sabe terminarla. Le cuesta mantener la atención sobre un objetivo concreto.

-No sabe organizarse, tiene muchas dificultades para ordenar las ideas.

-Ante estímulos externos, suele distraerse muy fácilmente.